La Laguna de Salcedo, sumergida en la quietud y la armonía de la naturaleza, una de las joyas de Apulo, Cundinamarca y un lugar para el descanso al natural.
A 850 metros sobre el nivel del mar, y a solo 4 km al oeste de la población de Apulo, con un clima exótico, la laguna es un destino de fácil acceso y atractivo para los caminantes, piedras con petroglifos, fósiles, todo un turismo arqueológico cargado de historia.
Cuentan los vecinos de la Laguna de Salcedo, que los indios que habitaron el lugar hacían culto a la naturaleza depositando sus tesoros en la laguna y que esta ha pasado generación tras generación llena de historia y encanto, José Dimas Vargas, habitante del lugar asegura que debido a eso han venido guaqueros de todos lados buscando tesoros, que según cuentan sus antepasados hasta los españoles estuvieron buscando.

Dimas entre risas hace un comentario: “Si hay algo debe estar en el fondo de la laguna, yo he recorrido estas tierras por más de 30 años y el tesoro esta en veremos”. De la familia, su abuelo Prospero, quien vivió hasta sus ochenta años a unos 20 metros de la laguna, sí encontró un tesoro debajo de una roca gigante, pero las personas que llevo para que le ayudaran se lo robaron. Dimas recuerda que el abuelo contaba que veía una gallina con pollitos de oro que se perdía entre el agua de la laguna a ciertas horas del día, mientras otros vecinos dicen que en las noches escuchan llorar a una mujer, pero aseguran que eso hace parte del encanto del lugar.

Entre ires y venires ha caminado la historia de la Laguna de Salcedo, que en silencio esconde la magia, pero que permite a quienes la recorren sentir un aire de encanto, en medio del sonido del viento, el canto de las aves, de los grillos y los golpesitos de los campesinos que labran la tierra a su alrededor, quienes la visitan no la pueden olvidar.

Investigación, redacción y fotografía
María Cristina Ospina Ortiz

Fue construida entre 1927 a 1931, aproximadamente, por el señor Carlos Rodriguez Maldonado como cumplimiento a una promesa que le había hecho a su madre Lastenia Maldonado de Rodriguez, con el fin de que fuera un mausoleo y capilla exclusivamente familiar, para ello contrata un arquitecto francés y le dio una copia de un diseño de una capilla de España, pero con un estilo republicano. En los muros frontales de la capilla al lado derecho y al lado izquierdo se encuentran los restos de algunos miembros de la familia Maldonado.

En 1991 se inaugura como Casa de la Cultura, después de haber sido restaurada por el gobierno Municipal de la época y en el 2005, se constituye como Biblioteca Publica Municipal.

Allí se encuentra una importante colección de 26 tomos de la expedición Botánica realizada por José Celestino Mutis en 1783, con las reproducciones fieles a los originales, laminas a todo color y registro científico de las especies botánicas.    

Con 1480 metros de construcción de estilo francés, fue edificado como estación terminal del ferrocarril del sur en 1923, pero gracias al atractivo turístico de la cascada con una altura aproximada de 157m, se inauguró en 1927 como Hotel El Refugio del Salto, en donde se organizaron cenas de gala y se hospedaron grandes personalidades de la élite nacional, hasta que en la década de los 50 fue vendida a particulares, pasando por muchos dueños que le daban poco mantenimiento desmotivados en gran parte por la contaminación del río Bogotá.

Hoy se ha convertido en un museo gracias al trabajo de la fundación ecológica el Porvenir, que se ha encargado de recuperar la casa con su estilo colonial.

logo120x45

Revista de Turismo Cultural, Aventura y Naturaleza.

Dirección

Calle 7 # 17 - 52
La Mesa, Cundinamarca

(+57 1) 8976208

(+57) 318 370 5466

contacto@destinosyaventura.co

Lun - Sab: 8:00am - 5:00pm